Los gustos en el vino

Los gustos en el vino

No ha habido tiempos mejores para interesarnos en el vino y particularmente en el vino mexicano; cada vez se producen más vinos de calidad, dentro de una gama de precios cada vez más amplia.

Considerado en su esencia más básica, el vino es un producto agrícola como el queso o el pan. Es el resultado de la fermentación del mosto, un proceso a través del cual el azúcar de la uva se transforma en alcohol. Y, sin embargo, es un producto con cualidades únicas que a lo lardo de miles de años ha cautivado a las personas y ha estimulado sus mentes.

Un vino puede transformar una simple comida en un acontecimiento especial. Es el complemento ideal de los alimentos; abre el apetito y ayuda a la digestión.

Una de las principales características del vino es su compleja variedad. Puede elaborarse con cientos de diferentes variedades de uva, con distintos métodos, en cualquier parte del mundo. El vino es una materia viva y se transforma con el tiempo.

Para cada persona, la degustación del vino constituye una experiencia personal. Depende de los gustos de cada persona. Al igual que ocurre en el arte, un catador puede preferir cierto estilo. El de Jackson Pollock más que el de Goya, por ejemplo. Hay que confiar en el propio gusto que, indudablemente, con el paso del tiempo, va a evolucionar.

El vino se puede apreciar a muchos niveles. Conocerlo es como conocer a una persona. Se puede tener un contacto superficial o llegar a un nivel íntimo. Lo único seguro es que, en el caso del vino, siempre quedará un nivel superior que explorar. Uno nunca llega al punto en el que sabe todo. Cuanto más se profundiza, mejor resulta.

Autor, Nicolle Croft, 2002. Winetasting.
Encuéntralo aquí:
https://amzn.to/2VT16C7

Daniel Elizalde

Emprendedor entusiasta del vino mexicano, esposo y papá.

Deja una respuesta